Jardín de la casa de Lope de Vega en el Barrio de las Letras


Que mi jardín, más breve que cometa,
Tiene solo dos árboles, diez flores, 
Dos parras, un naranjo, una mosqueta,
Aquí son dos muchachos ruiseñores,
Y dos calderos de agua forman fuente
Por dos piedras o conchas de colores”.

Con estos sencillos versos describía Lope de Vega uno de los rincones más especiales y encantadores de nuestro barrio. El jardín de la Casa de Lope de Vega

Si no sabes que está ahí probablemente  no despierte tu curiosidad la sencilla puerta de madera del número once de la calle Cervantes. Tras ella se encuentra la que fue la casa del gran Lope, uno de los vecinos más ilustres del Barrio de las Letras y figura universal de la literatura española.

Traspasar su umbral es sumergirse en una maravillosa "cápsula del tiempo" que te transporta al siglo de Oro Español, esa época donde no se ponía el sol en nuestro imperio y en la que nuestro barrio estaba lleno de burdeles, conventos y tabernas.


Lope  vivió en la que llama "mi casilla, mi quietud..." un cuarto de siglo, hasta su muerte en 1635. Entre sus paredes escribió algunos de sus textos más conocidos por lo que no os extrañe encontraros con alguna musa paseando por sus corredores o reposando en sus alcobas. 

La casa data de 1578 y está declarada monumento histórico artístico. El edificio ha sufrido varias transformaciones pese a ello el visitante podrá seguir los pasos del "Fenix de los Ingenios" pues algunas estructuras son las originales y ciertos aposentos se encuentran en su ubicación inicial. 

De todo el conjunto, su delicioso jardín es nuestro rincón favorito, y a juzgar por los textos también lo era de su ilustre propietario al que le gustaba cuidar a diario de sus flores.

Sentado en uno de sus bancos y con ayuda de las musas que allí habitan, puedes imaginar al poeta paseando por sus rincones leyendo tranquilo un breviario después de misa o nervioso antes del estreno de una de sus obras en el cercano corral de comedias del Príncipe y... aguzando oído e imaginación los pájaros que cantaban a resguardo del zaguán o a la sombra de las parras en verano seguirán  llenando de trinos el pequeño jardín.

No sabemos si el naranjo y el laurel que describen los textos son los mismos que hoy dan sombra al visitante, a nosotros nos gusta pensar que sí, pero os aseguramos que bajo ellos se respira tranquilidad e historia, por este motivo cuando nos agobia el loco día a día de la taberna nos gusta escaparnos a este rincón secreto de Madrid que tanto inspira. 

Un plan muy especial, un motivo para visitar nuestro barrio y una ocasión perfecta hacernos una visita 

¡Entrada gratuita!

Aquí Dirección, horarios y datos de interés 

TSS




Fecha 14-11-2019
    plan-Madrid Barrio-de-las-letras

VOLVER A Blog

icono whatasapp